MINERIA Y ENERGIA

Consumo de energía en minería

  • La mayoría de las faenas mineras en Chile son de rajo abierto, que es la excavación para obtener materia prima que luego es transportada a las plantas de proceso dentro de los complejos mineros. Estos procesos son altamente intensivos en el consumo de energía y electricidad, así como diésel.
  • De acuerdo con información de COCHILCO, el sector minería en 2018 consumió el total equivalente a 177 GJ, lo cual equivale a alrededor del 14% del consumo agregado del país, lo que produjo 6,06 MM tCO2eq de gases de efecto invernadero.
  • Un 13,5% de las emisiones del país provienen del sector Industria y Minería (2010), según el PE 2018.
  • Según el Consejo Minero aproximadamente el 20% de los costos operacionales de las empresas mineras está constituido por la energía eléctrica.
  • Más del 90% de las exportaciones mineras del país corresponden al cobre, siendo Chile líder mundial en cantidad de cobre producido (27% de producción mundial), y segundo lugar en producción de Molibdeno (20% de producción mundial). Fuente: Consejo Minero.
  • En la minería del futuro se buscará la automatización de sus procesos, el recambio a combustibles generados con menos emisiones (hidrógeno verde), aumento de la eficiencia energética en cada uno de sus procesos y uso de energía eléctrica proveniente de fuentes renovables, con lo cual se espera que puedan reducir su huella de carbono.
  • El fomento de tecnologías eficientes para generar calor y evitar pérdidas, alimentadas a su vez por fuentes bajas en emisiones y no contaminantes es el desafío para la minería del futuro.
  • También se pueden aprovechar las energías renovables en una faena minera en forma directa, por ejemplo, la generación de calor con plantas solares de concentración.

Consumo de energía en minería a rajo abierto

  • De acuerdo con estudio de uso de energía en la minería de Cochilco (2018), la minería a rajo abierto consumió 69,9 GJ, equivalente al 40% del consumo total de la minería, seguido sólo por el consumo de energía en el proceso de Concentración de Mineral (30%). Este elevado consumo se da principalmente debido a temas estructurales que enfrenta la minería actualmente, tales como el decrecimiento en las leyes de las minas (cantidad de mineral extraído versus el material procesado) lo que involucra una mayor cantidad de mineral a transportar, y también al envejecimiento de los yacimientos, lo que incide en una mayor profundidad de excavación y por tanto mayores distancias de acarreo del mineral desde su extracción hasta su procesamiento.
  • El uso de combustibles en el proceso de minería a rajo abierto equivale al 79% del total de uso de combustibles de la minería y se ha triplicado entre 2001 y 2018.

El consumo eléctrico versus tonelada de mineral extraído es de 4,6 MJ/Ton en el caso de la mina a rajo abierto. El fomento de la electromovilidad en la minería a rajo abierto, acompañada con el desarrollo de camiones y otros vehículos alimentados con celdas de cumbustible, podrán tener un gran impacto en la mitigación de las emisiones del sector al 2050. Fuente: Maqueta Digital Interactiva Programa 4eChile-GIZ

Scroll to Top